Bienvenido a nuestro Blog sobre Software Contable, Facturacion Electronica, Contabilidad y Emprendimiento.
¡Información al alcance de tu PyME!

Ley de financiamiento 2020: ¿cómo avanza la Facturacion Electronica?

¿Cómo avanza la Facturacion Electronica de cara a 2020, en caso de que se apruebe o no la Nueva Ley de Financiamiento?

A pesar de que hay cambios específicos en la Ley de financiamiento, referentes a la Facturacion Electronica, aún continúan algunos elementos vigentes, porque se trata de legislación anterior a la declaratoria de su inexequibilidad.

¿En qué consistía la Ley de Financiamiento? 

Ley 1943 de 2018 o más conocida como Ley de Financiamiento fue un proyecto radicado a finales de 2018 con el fin de recaudar siete billones de pesos para contribuir con la restauración del presupuesto de la Nación, pues para ese año Colombia tenía un desfalco de más de 14 billones.

Durante 2020 se han recaudado 123 billones. Solo con el impuesto de normalización se ha recaudado 1 billón de pesos y 13,4 billones de activos han sido declarados.

Dentro de las principales características de la Ley de Financiamiento están las modificaciones en:

  • Impuesto de ventas e Impoconsumo;
  • Cambios en la declaración de renta de ciertas personas naturales;
  • Impuestos al patrimonio;
  • Fortalecimiento de medidas para el control de la evasión tributaria;
  • Estrategias de reactivación de la economía;
  • Cambios en el recaudo para la seguridad jurídica, y
  • Generalidades sobre la norma y su ejecución.

Resultados de la Ley de Financiamiento 

A pesar de los beneficios de la Ley, principalmente para la Economía Naranja, la Corte Constitucional declaró inexequible la Ley de Financiamiento con tres votos a favor y seis en contra. Las razones que se argumentaron fueron los vicios procedimentales, ya que la Corte se declaró inhibida por competencia; es decir que aprobar la Ley no le compete a la Corte Constitucional, sino que debe ser facultad de otro tipo de organismos gubernamentales.

Las razones para este fallo fue que se incurrió en un vicio de procedimiento insubsanable, ya que la Cámara de Representantes no había conocido de forma previa el texto aprobado el día anterior por el Senado; de acuerdo con la Corte Constitucional, esto vulnera la creación de normas para Impuestos, tales como la publicidad y consecutividad a la hora de crear nuevos Impuestos.

¿Qué ocurrirá con la legislación tributaria en Colombia?

Hubo salvamento de voto y se consideraba que la Cámara de Representantes sí había tenido la posibilidad de enterarse del texto aprobado por el Senado, por ejemplo, por su página web; sin embargo, si bien este fallo causó controversia, se conocerán los efectos a partir del momento en que empiece a regir la Ley de Financiamiento; es decir que el Congreso tiene la posibilidad de derogar, ratificar o modificar el contenido de la Ley 1943 de 2018, vigente hasta el 21 de diciembre de 2019

Si se aprueba la Nueva Ley de Financiamiento, empezará a regir en 2020, pero si no se aprueba, la Ley 1819 de 2016 será la encargada de regular los procesos tributarios hasta que haya una nueva sanción relacionada con el pago de impuestos y recaudo económico. La nueva iniciativa se radicó el 22 de octubre bajo un nuevo proyecto de Reforma Tributaria, llamado Norma para el Crecimiento Económico y Fortalecimiento de las Finanzas Públicas o Nueva Ley de Financiamiento.

¿Por qué se cayó la Ley de Financiamiento? 

Con la Ley de Financiamiento no se logra el objetivo de un recaudo significativo, de acuerdo con los analistas, con la operación bajo la Ley de Financiamiento, el recaudo suma un 54,6 %, mientras que con la reglamentación vigente, la tasa efectiva de tributación es de 71,9 %, debido a que empresas de la economía naranja se ven beneficiadas con la normatividad de la Ley de Financiamiento, tal como está propuesta. Para el caso de las empresas acogidas a la Ley Naranja, hay un beneficio de exención de IVA durante siete años.

​Consecuencias de la caída de la Ley de Financiamiento

Principalmente se trata de consecuencias de credibilidad por parte del Gobierno, pues se afecta la confiabilidad de los inversores y se denota una imposibilidad del Gobierno por adelantar iniciativas jurídicas.

  • Adicionalmente habrá cambios en las leyes tributarias, debido a que hay una mutación constante de iniciativas de respaldo tributario.
  • También se afecta la proyección de las empresas que invirtieron con base en la tributación establecida por la Ley de financiamiento y que deberán aumentar su base de costos dentro en su plan de negocios.

Sin embargo, los efectos de la Ley de Financiamiento se proyectan a corto plazo y no tienen consecuencias futuras, es decir que si al 31 de diciembre no se ha promulgado una Ley que remplace la Ley 1943 o Ley de Financiamiento, será necesario recapitular la Legislación vigente, que corresponde a la Ley 1819 de 2003

¿Qué pasará con el Régimen Simple? 

Si se expide la Nueva Ley de Financiamiento, el Régimen Simple de Tributación seguiría vigente, ya que está dentro de la radicación del nuevo texto en el Congreso. Si la Ley no se expide, desaparecerá el Régimen Simple y se continuará durante 2020 con la declaración de renta de carácter anual; sin embargo, los anticipos que se presentaron son válidos para la declaración en 2020.

Ley de Financiamiento y Facturacion Electronica 

Dentro de la Ley de Financiamiento, además de la validación previa se contemplaba la extensión de plazos para facturar electrónicamente; sin embargo, siguen vigentes

Extensión de plazos para Facturacion Electronica 

​En la Ley de financiamiento se extendían los plazos para sancionar a quienes no expidieran facturación electrónica, pero aún existe dicho plazo y hasta el 30 de junio de 2020 se podrá facturar utilizando documentos equivalentes a la factura electrónica, siempre y cuando se tenga la justificación sobre por qué no se expidió factura electrónica

Validación previa 

En la Ley 1819 de 2016 se estipuló la validación previa, es decir que incluso si no se expide la Nueva Ley de Financiamiento, seguiría vigente la nueva plataforma de la DIAN.

Para poder ser expedida cualquier factura electrónica deberá ser validada por la DIAN o bien, por el proveedor autorizado de facturacion electronica que elijas y para que se considere como una factura válida deberá:

  • Validarse.
  • Entregarse a la DIAN.
  • Entregarse al Adquiriente.

Si se presentan inconvenientes técnicos, se podrá entregar la factura al adquiriente, pero de todas maneras el facturador electrónico debe validarla con la DIAN o con el proveedor autorizado a más tardar 48 horas después de que se hayan presentado los inconvenientes.

Finalmente es importante tener en cuenta que siguen vigentes todas las características para ser facturador electrónico y que debe tenerse presente que la validación previa es un requisito necesario, exigido desde 2017. Si necesitas un Software Contable que te ayude a cumplir con la Facturación Electrónica te invitamos a conocer Loggro

¿Por qué la DIAN rechaza las facturas electrónicas...
¿ONG deben cumplir con la facturacion electronica?

Related Posts